Historia de un Hobbit: Partida y regreso por OFAG: El señor de los Carboncillos


Marchamos a las 11.55, cuando la calor apretaba, el bus llegaba 5 minutos tarde… 8 valientes frikis se enfrentaban a un gran desafió…pagarle al del autobús los 5 céntimos de más que nos han colado con la subida del transporte. 1,35€…»El mundo esta muy caro».
Media hora de autobús después de haber desayunado Choco-Tripies, el viaje se hace mucho mas ameno.

Llegamos a nuestro destino, y «tiramos» monte «parriba«, el lugar buscado los Bosques de Lothlórien, una zona idílica del mundo donde preparate una buena barbacoa y disfrutar no como elfos sino como enanos, pero cual es la sorpresa cuando llegamos que descubrimos que la mano blanca de Saruman se haya impresa sobre la roca, aquello no es el Bosque de los Elfos aquello esta peor que minas Morgul (que quedan al lado del Hipercor) en puente…No hay barbacoas en el puñetero bosque hay alcantarillas y carril bici… ambas cosas ninguna contamina ni estropea el paisaje natural, alguien ha querido ganarse unos cuantos votos, y de camino tocar la moral. Así pues marchamos sobre el ultimo reducto donde poder hayar algo de descanso pues como dice la canción «Gandalf que hijo puta, que bien vas en tu corcel, nosotros a ‘PINREL’!!»…

Nos dirigimos a el Abismo de Helm, en el Folde Oeste, reino de Théoden donde los caballeros de Rohan nos habien enviado en busca de la ultima pieza que combatirá al señor Oscuro, la «barbacoa olvidada»…Tras largos e insidiosos caminos por las tierras de Rohan alfin llegamos a Cuernavilla, atrás queda el Bosque de Fangorn, y por el oeste las tierras de Isengard, pero al llegar al Abismo de Helm, nos percatamos de que ha sido asediado por los malvados caballeros de «Obras públicas» así que solo nos queda una opción desandar el camino, volver sobre nuestros pasos y enfrentarnos al destino del mundo y el nuestro propio debemos cruzar la Ciénaga de los Muertos entrar en Mordor sin ser vistos, para llegar hasta llegar a los fuegos de BaradDûr y poder asar el chorizo, la morcilla y la panceta que habíamos pillado a las 10 de la mañana en el Mercadona.

Y cual valientes enanos de Moria enfrentándose a un Balrog, volvimos a pagar un bus que nos transportase hasta el puente del Anduin en Osgiliath y desde allí buscaríamos la forma de atravesar la Cienaga y Mordor para llegar a nuestro destino…BaradDÛR, donde arrojaríamos las morcillas-unicas al Fuego del Monte del Destino. Bajo nuestras capas de viaje nos hicimos pasar por muertos-de-hambre, en Mordor la afluencia de orcos y chikipu*** era mínima, debían de estar almorzando alimañas de las llanuras de NURNademás todos sabemos que salen cuando el sol se pone por el horizonte del Lorca, y Sandevid en mano atacan a cualquier paseante, solo los valientes de la OFAG conocemos su punto débil, ir a los chinos y comprarles bolitas de colores para montarles un Chikipark.

Con la frente empapada por el sudor, las manos temblorosas por el agotamiento, y los estomagos vacios llegamos frente a las puertas de BaradDûr, las puertas se abren, y conseguimos encender la Hornilla y arrojar las morcillas…Ahora que el mundo esta a salvo queda limpiar Mordor pero esa es otra historia…

3 comentarios en “Historia de un Hobbit: Partida y regreso por OFAG: El señor de los Carboncillos

  1. Vaya, vaya como relata. Le faltó mencionar la hora a la que conseguimos por fin acabar con el sufrimiento creador de tal viaje :"almorzar" xD

    PD: a las 17:45 toma ya!

  2. xDDD El aventuro del siglo~ fue tan emocionante estar ahí ;w; Mis piernas o recordaran para el resto de la vida…

    PD: Y nosotros no nos montamos en buses, eran guaguas!!! (?) xD

Los comentarios están cerrados.